Economía Internacional

¡Karl Marx estaría satisfecho… con los resultados de la competencia!

3 Comments 23 junio 2007

Por Carlos A. Mendoza, CABI

Desde siempre me ha llamado la atención en los aviones comerciales la diferenciación de dos tipos de pasajeros: los de “clase ejecutiva” o “primera clase” y los de “clase turista” o, consecuentemente, “segunda clase”. Asientos más cómodos, comida y bebida especiales, y trato de realeza corresponden a los que son capaces de pagar un boleto de “clase ejecutiva”. Los que no podemos, nos atenemos a un asiento donde no caben las rodillas, y con suerte nos dan agua para comer una bolsita de desagradables pretzels. Este evidente contraste entre “clases sociales” seguramente no habría pasado desapercibido para Marx.

Sin embargo, esa cortina que divide la cabina del avión en dos mundos, uno confortable y otro como de camioneta, no ha dado paso a ningún tipo de “lucha de clases”. Las líneas aéreas saben muy bien que es posible ejercer la discriminación de precios, para que quien está dispuesto a pagar más lo haga. Discriminan diferenciando el producto y el servicio en el margen, no en su esencia. Así que, aparte de los episodios de terrorismo, nunca he sabido que el “proletariado-turista” se rebele contra la “burguesía de enfrente”. Todo había permanecido estancado en el estatus quo. Hasta hace poco…

Hoy, los altos precios de los combustibles, la baja en la demanda debido a los atentados terroristas, y las huelgas de los empleados de las aerolíneas, han conducido a la bancarrota a varias de ellas. La competencia en la industria se ha tornado despiadada. La consigna ha sido reducir costos para hacer más eficientes las operaciones. Por eso el famoso “chicken or beef” que ofrecían en los vuelos pasó a la historia. En los aeropuertos se ha eliminado a mucho personal gracias a las computadoras donde uno mismo hace el check in. Y las reservaciones se hacen on line para obviar el costo de las agencias de viajes.

Los viajeros, por supuesto, buscan los precios más bajos. El mercado ha respondido con empresas como Spirit Airlines, considerada una Ultra Low Cost Carrier. Su idea es liberar al consumidor de pagar servicios que no desea o no necesita. Entonces, el cliente puede elegir aquello que realmente va a utilizar y pagar lo correspondiente. Esto aumenta la satisfacción de los consumidores y la eficiencia de la compañía.

Aquí es donde Marx se sorprendería… Para bajar sus costos, Spirit Airlines ha decidido eliminar la “clase ejecutiva”. Aunque reserva ocho asientos grandes en el frente, los cuales vende a mayor precio, el servicio es el mismo para todos los pasajeros. Todos tienen que pagar sus bebidas y alimentos. Así que no más envidias ni resentimientos… pues todos son tratados como iguales. El mercado ha hablado. A quien no le guste, que pague el doble en otra aerolínea por ir como turista, o el triple para ir como rey.


Calendario

junio 2007
L M X J V S D
« may   jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos Pasados

Categorías

CABI en Youtube

© 2014 The Black Box. Powered by Wordpress.

Daily Edition Theme by WooThemes - Premium Wordpress Themes

Switch to our mobile site