Sobre burbujas y crashes: Parte II

3

por Paulo De León, CABI

En el anterior post revisamos la burbuja monetaria de la crisis asiática 97. Adelantamos que ahora las cosas están igual de infladas en ésa región. Sin embargo existen dos grandes diferencias con aquella época: primera, China no estaba presente hace diez años, ahora si. Segunda, la burbuja monetaria es mundial. Hay evidencia de que en muchos países se ha producido una burbuja de precios de activos.

Para entender la presente burbuja hay que hacer referencia a su origen. La razón principal fue la coordinada inyección de dinero por parte de los Bancos Centrales más grandes (EEUU, Europa y Japón) ante las crisis de los últimas diez años. Al igual que cuando llora un niño y algunos padres toman la decisión de darle dulces para callarlo, los banqueros inyectaron y bajaron tasas ante los llantos económicos (visión corto placista), los cuales fueron: crisis asiática 97, crisis rusa 98, crisis de LTCM 98, crisis de cambio de siglo 00, ataques 911 2001, recesión de EEUU 2002, etc. En ambos casos sabemos que en el largo plazo las estrategias no son sostenibles y pueden tener efectos reales importantes, para el niño caries para las economías creación de excesos que deberán ser corregido fuertemente.
Pero hay otro causante en los países asiáticos. Al depreciarse en el 97 sus productos se convirtieron en atractivos y se generó desde entonces grandes ganancias comerciales, es decir, lo que venden es mayor que lo compran generando exceso de divisas. Si las autoridades económicas asiáticas (China incluida) tuvieran una política cambiaria libre, el exceso de dólares en esos países hubieran generado una apreciación de las monedas locales, equilibrando la balanza comercial.
En cambio, sabiendo que si su moneda se aprecia, sus productos serían menos competitivos, todos y cada uno de ellos (Japón también) han entrado en una batalla de defensa del dólar, manteniéndo sus monedas artificialmente bajas. Cómo? cuando esos dólares entran a la economía local de regreso, los BC compran dichos dólares y entregan masa monetaria local. Es decir, una inyección implícita de sus monedas. Como las ganancias han sido brutales y monetizadas, los bancos e instituciones financieras locales se encuentran con mares de liquidez que tienen que ir a algún lado. Para “diversificar” compran todo papel financiero y otorgan crédito de manera más laxa cada vez, siendo los bienes raíces su principal sector.

La defensa del dólar ha ocasionado una acumulación de reservas gigantesca en esos países. Por ejemplo China tiene más de US$ 1 trillon (Un millón de millones) en reservas. La acumulación de reservas en la región fue en 2006 de US$ 450 billones (millardos como dicen por acá, por cierto, me gusta más billones), y en lo que va del año el paso de acumulación es más rápido. Se estima que las reservas totales de los asiáticos ascienden a US$ 2.5 trillones.

Esto genera una burbuja en otros lados. Desde que son reservas internacionales, tienen que ser invertidas afuera del país. Los mercados locales no aguantarían con un influjo de esa magnitud. El principal papel comprado es deuda norteamericana, es decir, están prestando a un paso abrumador a EEUU. Eso financió la burbuja de Bienes raíces y es lo que mantiene viva la “llama de la esperanza” del no agotable consumidor americano. En términos prácticos, es como que el dueño de la tienda ofrezca prestar dinero a los vecinos pero si les compran a ellos. Y así reportar ganancias en la tienda y financieras por los préstamos.
Algunos usan el ridículo argumento de que la burbuja crediticia mundial es positiva porque significa que ven cosas buenas en el futuro y demuestran confianza. En algún momento tiene que pagarse. Cómo? gastando menos que lo que ganan. Es como que alguien sobre endeudado diga que no tiene déficit de ingresos sino superávit de crédito. Hace diez años las monedas asiáticas eran fijas, ahora prácticamente lo son. La defensa del dólar ha hecho que el tipo de cambio se mantenga artificialmente alto en esos países, muy estable y sin sobresaltos mayores. Las burbujas siempre terminan estallando es mi impresión. Las implicancias pueden variar en relación a hace diez años, la diferencia es que ahora si hay reservas para defender el precio de sus monedas. Por lo que el ajuste tendría que hacerse en la otra única forma: cantidad. Cuando? no se sabe, las burbujas pueden durar años, pero entre más tarde estallen más lágrimas se derramarán.

En el post siguiente y final de burbujas y crashes escribiré sobre las dinámica de las burbujas desde un punto de vista más teórico, con el fin de darle más sentido a éstos dos posts (a lo mejor me equivoqué de orden).

Share.

About Author

Paulo De León

3 comentarios

  1. rogelio ramila on

    felicitaciones por tan generosos articulos,. los esperamos con ansias cada dia.
    Muy importante analisis y en mi opinion acertadisimos.
    Sigan adelante.
    Saludos

  2. Preocupante la descripción de la burbuja asiática y bien descrita en el artículo. Ayer, cayó 8% la bolsa china. Sin embargo, esta vez no ha sido tan generalizada la reacción negativa en el resto del mundo. ¿Será que es demasiado insular su economía como apuntan algunos? ¿Será que la decisión de permitir inversiones en dólares en el exterior, es un balance a su defensa del dólar? En todo caso, si bien China está ahora y no en el 97 en la posible expansión de la burbuja, sus vecinos parecen más escépticos en esta segunda ola declinante y pudiera ocurrir que China esté pero los demás no.

  3. Paulo De León

    Si la caída de la bolsa china no significó nada hoy en los mercados. La razón fue que el Gobierno está realmente preocupado con la burbuja de acciones y decidió subir el impuesto a la transacción de acciones.
    Hay una discusión si los BC´s tienen que reaccionar a las burbujas o no? mi opinión es que si. La estabilidad de precios que promulgan los artículos y objetivos de todos BC también se aplica a los precios, no sólo al IPC, a activos. Las burbujas distorsionan y cuando estallá provocan tremendos efectos.

Leave A Reply