Desafortunado Marco: víctima de la violencia a los 24 años

9

Por Carlos A. Mendoza, CABI
 

La violencia nos ha arrebatado a Marco Antonio Sánchez García, un joven talentoso, considerado como una de las promesas de las nuevas generaciones de economistas guatemaltecos. Marco fue analista del IDIES-URL y, al momento de su asesinato, se desempeñaba como consultor del equipo que elabora el Informe de Desarrollo Humano del PNUD.
 

El diario elPeriódico (24 septiembre 2006, pp. 16-17) le hizo una entrevista muy interesante que refleja la calidad humana de Marco y sus capacidades intelectuales. Su sueño era salir a estudiar al extranjero y regresar al país para dedicarse a la docencia y a servir en el sector público. Deseaba aportar su talento en instituciones como SEGEPLAN y el INE para poder incidir positivamente en la vida de otros guatemaltecos.
 

Cuando la periodista Mirja Valdés le preguntó sobre su propio perfil estadístico, Marco se definió como “parte de ese 0.39 por ciento de guatemaltecos entre los 18 y 24 años que ha concluido una carrera universitaria. Soy uno de cada tres guatemaltecos entre los 18 y 24 años que trabajan en el sector formal y que le pagan por pensar. De cada 100 guatemaltecos, 54 son más jóvenes que yo”. De esta manera mostraba su amor por las estadísticas y su interés por conocer a fondo la realidad nacional.
 

La tragedia es que ahora Marco pasó a formar parte de las estadísticas más dolorosas del país. Según el INE, en el año 2004 hubo 3,428 homicidios en todo el país. El 85 por ciento de los mismos fueron consecuencia de ataques con arma de fuego. En el 91 por ciento de estos últimos casos las víctimas fueron hombres. De estos hombres, el 69 por ciento tenían entre 18 y 39 años de edad. Así que la explicación estadística de la muerte de Marco es que se encontraba en el rango de edad con mayores probabilidades de ser víctima de la violencia homicida. Además, residía en el municipio de Guatemala, donde ocurre el 40 por ciento de los homicidios por arma de fuego de todo el país.
 

La explicación política ya es conocida: el Estado ha sido sobrepasado por el crimen organizado. Es incapaz de proveer seguridad y justicia para todos los ciudadanos. La causa sociológica es más difícil de asimilar porque nos involucra a todos. Nuestro silencio, nuestra indolencia, nos hacen cómplices por omisión con estas muertes. Los “buenos”, aunque somos más numerosos, hemos sido incapaces de superar el problema de acción colectiva para organizarnos en contra de los “malos”.  Si seguimos así, estos últimos acabaran con todos.
 

Yo no tuve el honor de conocer personalmente a Marco Sánchez. Pero el testimonio de los que sí tuvieron esa dicha me hace pensar que la sociedad guatemalteca ha perdido a un gran hombre, a una mente privilegiada, a alguien que hacía la diferencia. Mis condolencias a su familia, al PNUD, y a la comunidad académica de Guatemala.

Share.

About Author

Economista y politologo centroamericano, nacido en Guatemala.

9 comentarios

  1. Olga Madariaga on

    Me sumo a las condolencias a la familia y al país, por esta pérdida de un gran valor tanto intelectual como ser humano joven que tenía ideales concretos. Es indignante y el hecho y motivo de gran preocupación por nuestros hijos e hijas si no se pone un hasta aquí a la violencia que es provocada por grupos de interés, específico.

  2. Estuardo Cifuentes on

    Yo si tuve el honor de conocer al Marco (El Pato) fue mi subcomandante en la banda del Liceo Guatemala y lo segui viendo en la URL estudiando Economía. Excelente persona y muy dedicado a todo lo que hacía sin perder el buen humor. No me enteré de la noticia hasta hoy martes en la mañana porque estoy en Toronto Canada. Gracias por la información.

  3. Tuve el gran honor de conocer a Marco Antonio, como amigo, jefe, compañero, colega y consejero. Por lo que puedo aseverar, con toda justicia, que Guatemala ha perdido a uno de los pocos jovenes que se dedicaban a pensar y actuar. Lástima por esta pérdida, no por nosotros que lo conocimos, sino por Guatemala.

  4. Valentina Santa Cruz on

    Esta muerte me duele hasta el alma, como si fuera mi hijo. Yo no conocí a Marco personalmente, pero si por medio de su entrevista y me pareció una esperanza para este país, como tantos otros que también cayeron presa de las balas en años anteriores por el odio, la intolerancia, la ignorancia y el status quo. Pareciera que Guatemala no quiere a sus mejores hijos, o será que sus hijos no quieren a Guatemala….???

  5. marco antonio castillo castro on

    Quienes no desean que se conozca, a travez de las estadisticas, la pobreza que campea en Guatemaya buscaron una vez mas callar otra voz por el metodo que conocen mejor: el asesinato.

  6. Mi amigo Marco, en este momento es cuando mas requiero de tus consejos. Gracias mi amigo por tantas noches de vino, gracias mi buen amigo marco te extraño siempre.

Leave A Reply

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com