EEUU, Ensayos e Investigaciones, Guatemala, Politica de Guatemala

Pobreza y Violencia: ¿Tienen alguna relación?

7 Comments 30 noviembre 2010

por Carlos A. Mendoza, CABI

Me causó sorpresa el título de una hoja informativa sobre el Encuentro Nacional de Empresarios (ENADE 2010): “Reducción de pobreza como estrategia para la prevención del crimen.” Me sorprendió porque dicha estrategia presupondría que la pobreza es la causante del crimen. En otras palabras, que los pobres son criminales. Sin embargo, como ya se advertía en el estudio del CIEN sobre la magnitud y los costos de la violencia en Guatemala: “ser pobre no necesariamente implica ser delincuente” (2001, p. 59). El cuasi-consenso académico es que la pobreza por sí misma no causa la violencia, sino que la principal variable estructural es la desigualdad –aunque ambas están evidentemente correlacionadas. Así que el titular del ENADE 2011 podría decir: “Reducción de la desigualdad como estrategia para la prevención del crimen y la reducción de la pobreza.” ¿Se imaginan las implicaciones de esto para la reforma fiscal que nos urge discutir!

¿Cuál es la relación empírica entre pobreza y violencia?

En Guatemala, a partir del análisis a nivel municipal, es claro que la violencia y la pobreza están correlacionadas pero de manera inversa. Es decir, donde hay más pobreza hay menos violencia. Los mapas elaborados por el PNUD (2010) para su más reciente informe sobre desarrollo humano no dejan lugar a dudas y coinciden con lo que yo mismo he analizado utilizando datos más antiguos (Mendoza 2007).

clip_image002

clip_image004

Al hacerse un rápido análisis econométrico, se comprueba que la tasa de violencia homicida en los municipios está correlacionada de manera estadísticamente significativa con el nivel de ingresos y la educación de cada municipio (coeficientes de correlación 0.37 y 0.31, respectivamente) y, por lo tanto, con el Índice de Desarrollo Humano (coeficiente de correlación 0.32) –las tres con un nivel de significancia de 0.01; por lo que un tercio de la variación en tasas de violencia se puede explicar por la variación en los niveles de ingreso y educación de la población. Además, ésto podemos afirmarlo con la seguridad de que no se trata de una relación meramente aleatoria: a mayor ingreso y educación en un municipio, mayor nivel de violencia homicida. ¿Por qué? Para explicarlo habrá que explorar también la variable étnica que, como mencioné en mi estudio sobre linchamientos, parece tener mayor poder explicativo, pero a la inversa: a mayor porcentaje de población auto-identificada como indígena en un municipio menor el nivel de violencia homicida observado (coeficiente de correlación de -0.50 y también significativa con un Alfa de 0.01). Para visualizar mejor las variables de violencia, pobreza y etnicidad, basta con ver la siguiente gráfica:

clip_image006

Fuente: elaboración propia, procesando mi base de datos en STATA 10.

Para la data de homicidios, midiendo en el eje X el nivel de pobreza, el primer grupo son los municipios NO-indígenas y el segundo los indígenas (criterio utilizado: si la mayoría de la población en ese municipio es indígena, entonces el municipio se clasificó como tal). Se observa, entonces, que para distintos niveles de pobreza en los municipios ladinos o mestizos, la tasa de homicidios es siempre mucho más elevada que la registrada en los municipios indígenas, que también se concentran en el Occidente del país y que tienen niveles de pobreza bastante elevados.

Sin embargo, estudios en otros países no muestran la misma relación inversa entre pobreza y violencia. En los Estados Unidos, por ejemplo, se afirma que la pobreza predice consistentemente las áreas de violencia homicida (Pridemore 2008). Incluso, en comparaciones internacionales, la importancia de la desigualdad desaparece cuando se mide la pobreza con niveles de mortalidad infantil –como proxy. Mi crítica al estudio de Predimore sería, en principio, que la muestra de países es muy reducida (N = 46), mientras que el análisis sub-nacional de Guatemala nos permite una N > 330. Por otro lado, incrementa nuestra curiosidad por entender porqué la variable de salud del IDH (esperanza de vida al nacer) no es significativa –ni al 0.10, y su coeficiente de correlación es muy bajo (0.06). No obstante, su aporte consiste en cuestionar cómo medimos la pobreza.

—–

A propósito del tema, en la anterior encuesta del BLOG preguntamos “¿Tiene arreglo la situación de criminalidad e impunidad en Guatemala?” La mayoría de los lectores que respondieron se mostraron optimistas, afirmando que hay arreglo (69.5%); mientras que el resto fueron pesimistas (30.5%) que dijeron no. N = 59. Puede ser que los optimistas, simplemente por serlo, son los que se tomaron el tiempo de responder; en contraste con los otros que están demasiado deprimidos para hacerlo (¡?).

PS. En ningún momento aseguro que FUNDESA/ENADE, o sus patrocinadores, criminalizan a los pobres. Simplemente, aprovecho el título de su documento para advertir sobre la tentación de hacerlo y así promover el debate sobre tan importante tema. Por otro lado, la vinculación que FUNDESA/ENADE y sus patrocinadores hacen entre reducción de la pobreza y prevención del crimen tiene que ver con la pobreza urbana y la juventud en riesgo que vive en ese contexto socioeconómico. Población que debido a la falta de oportunidades para el empleo, por ejemplo, se encuentra en riesgo de pasar a militar en pandillas juveniles u otras organizaciones vinculadas al crimen organizado y/o la delincuencia común. En este sentido, la inversión pública y privada en materia de educación, capacitación y generación de empleos de calidad es fundamental para que los hombres jóvenes lleven una vida productiva, alejados de las drogas y los delitos relacionados con o derivados de las mismas. En 1999 también colaboré en una investigación sobre la relación entre pobreza urbana, capital social y violencia, conducida por Caroline Moser y Cathy McIlwaine (Banco Mundial 2000).

Referencias

CIEN (2001). Estudio sobre Magnitud y Costo de la Violencia en Guatemala.

Mendoza, Carlos A. (2007). Ausencia del Estado y Violencia Colectiva en Tierras Mayas, Una aproximación cuantitativa al fenómeno de los linchamientos en Guatemala (1996-2002). Guatemala: SEGEPLAN/FLACSO.

Moser, Caroline & Cathy McIlwaine (2000). Violence in a Post-Conflict Context: Urban Poor Perceptions from Guatemala (Conflict Prevention and Post-Conflict Reconstruction). World Bank.

PNUD (2010). Informe Nacional de Desarrollo Humano 2009 / 2010. Guatemala.

Pridemore, William A. (2008). “A methodological addition to the cross-national empirical literature on social structure and homicide: a first test of the poverty–homicide thesis.” Criminology, 46, 133-154.

Your Comments

7 Comments so far

  1. Andres dice:

    Muy interesante, Carlos, estoy de acuerdo. Hay que explorar mas la relacion con la desigualdad . . . y otras tantas variables de las que hemos hablado. Un abrazo!!!

  2. Leonel Morales Díaz dice:

    Me surgen varias preguntas. Puesto que hay una mayor correlación entre violencia y desigualdad que entre violencia y pobreza ¿no estarían igualmente justificadas las estrategias que buscan reducir la pobreza puesto que esto implica necesariamente la reducción de la desigualdad?
    Reducir una brecha de desigualdad se puede hacer acercando los dos extremos al medio (haciendo menos ricos a los ricos y a los pobres menos pobres) o bien acercando un extremo al otro (haciendo más ricos a los pobres) así que igualmente es válida y yo diria que hasta más profunda una estrategia de reducción de la pobreza que una de reducción de la desigualdad.
    Viéndolo así no creo que pensar en una estrategia de reducción de la pobreza como medio para reducir la violencia implique que se considera a la pobreza la causa de la violencia. Pienso que cuando dices “en otras palabras, que los pobres son criminales” estás yendo bastante más allá de lo que se puede entender de la reducción de la pobreza como estrategia para reducir la violencia.
    Mi segunda pregunta tiene que ver con el análisis de la violencia por municipio en base a la etnicidad del municipio. ¿Qué podríamos encontrar si el análisis se hiciera por diversidad étnica y no simplemente por prevalencia indígena? ¿Encontraríamos que los municipios con mayor diversidad son más violentos que los de menor diversidad?
    Aprovecho para agradecerles el que pongan a disposición de todos los resultados de los estudios que realizan.
    Saludos,

  3. Estoy de acuerdo con Leonel, una estrategia de reduccion de la pobreza que tambien disminuya la desigualdad tendria un efecto de prevencion del crimen -suponiendo que la desigualdad resulta ser uno de los principales factores que explican la violencia homicida. Tambien me parece valioso su idea de medir la hetoregenidad o diversidad etnica a nivel municipio -eso tiene que ver con mi hipotesis sobre los linchamientos, que ocurren en areas indigenas.

  4. Sobre la relacion entre pobreza urbana y violencia, sugiero leer la tesis de mi colega y amigo Hugo Us, fruto del estudio mencionado:

    Us Alvarez, Hugo Amador (2000). Análisis cualitativo de la relación entre violencia, capital social y pobreza. Guatemala: Universidad Francisco Marroquín.

    Disponible en digital aqui:
    http://www.tesis.ufm.edu.gt/pdf/3091.pdf

  5. Victor Valle dice:

    Muy interesante su análisis, personalmente creo que pasa por alto una variable muy importante que es la migración interna, personalmente tengo la sensación que en los municipios indígenas pobres no hay mucha violencia pero talvez la “transfieren” a los municipios de mayoría ladinos con mayor ingreso, sería interesante conocer la estadística de raza y nivel social de homicidas detenidos en Guatemala.

  6. Krystin Krause dice:

    Hice un alalisis de la en encuesta de LAPOP (Guatemala 2008) sobre la pregunta de victimizacion. Los resultos son interesante. Usando logit y con solamente los variables de ingreso, educacion, etnicidad (si es indigena), genero, y si vive en un lugar urbano, salen solo dos variables significativos: educacion y si vive en un lugar urbano. Lo interesante es que si tiene mas educacion, tiene mas probabilidad de decir que ha sido victima de delincuencia en los ultimos 12 meses. Es igual con victimizacion violenta y si se controla por los departamentos mas indigenas. Si lo hace con la encuesta de El Salvador, tampoco tiene efecto el variable de ingreso (y educacion funciona casi igual).

  7. maria dice:

    eso es verdad porque los pobres cuando tienen hambre pueden llegar hasta alla matar robar etc …


Share your view

Post a comment

Calendario

abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Ultimos Comentarios

Archivos Pasados

Categorías

CABI en Youtube

© 2014 The Black Box. Powered by Wordpress.

Daily Edition Theme by WooThemes - Premium Wordpress Themes

Switch to our mobile site