The Black Box

El Reto

0 Comments 07 noviembre 2011

Por Miguel Gutiérrez

Los tiempos de crisis han servido para poner a prueba la versatilidad de las instituciones, los sectores y los países. La crisis ha separado la paja del grano y todo queda con claridad. Los ganadores de la crisis son el grano y los perdedores la paja
¿Qué países ganaron y perdieron? ganaron los países disciplinados con sectores públicos superavitarios estructuralmente, con banca bien regulada, y bancos centrales con claridad de lo que estaba sucediendo y que velaron en todo momento estabilidad de la liquidez de la economía y tipos de cambio competitivos. Los países ganadores son hoy los que crecen mas allá del 5%, volando durante este próximo periodo de expansión; por supuesto son países que también cuentan con instituciones fuertes, recurso humano saludable, calificado y con recursos en investigación de tecnologías, elementos indispensables para un caldo de cultivo llamado productividad. Los perdedores fueron los de sistemas fiscales deficitarios estructuralmente, bancos centrales sin capacidad técnica de reacción, países con banca con problemas de regulación.
Guatemala, contando con el potencial de ser un país ganador, a pesar de contar con pobre recurso humano y debilidades institucionales, particularmente explicito en el tema de seguridad y atención de servicios básicos se ha tornado en un país perdedor, al igual que El Salvador con magro crecimiento a pesar de precios sumamente favorables de exportaciones. Es un país perdedor que no logra recuperar su ritmo de crecimiento económico de velocidad de crucero; es un país que crece con las justas 3%, a todas luces insuficiente.
¿Por qué? Mas allá del pobre manejo que ha tenido la autoridad monetaria, durante y después de la crisis; lo fiscal se vuelve el talón de Aquiles de la economía guatemalteca.
Un gasto fiscal opaco y deficitario es grave para la economía y los indicadores sociales. Hoy el déficit fiscal se encuentra envenenado el crecimiento económico, recogiendo los depósitos de la banca evitando en que se convierta en crédito para la inversión. Se puede decir que la corrupción “se desordenó” y desbordó.
Las cifras fiscales en Guatemala, por primera vez en décadas no habían estado en condiciones tan delicadas, evidencia de ausencia de operadores funcionales en el gobierno saliente. Un presupuesto desfinanciado en mas de Q 12,000 millones, una deuda flotante que andará tal vez (¿?) en Q 2,000 millones y una infraestructura semi destruida son los retos que perfilaran que tanto el poder ejecutivo puede realizar su labor de ejecución. Los dados quedan tirados para todo el periodo de próximo gobierno antes de semana santa, dependiendo de la claridad y el empuje de las decisiones antes de la semana mayor.
El tema fiscal es la gran piedra en el zapato del país (sin ignorar otras tantas), y una propuesta con seriedad debe contar con elementos de transparencia en el gasto y la inversión pública, reglas de endeudamiento público y un ordenamiento tributario. Si una de esas patas falta en el trípode fiscal, entorpece la agenda. Guatemala aun se puede transformar en un país ganador de la post crisis, claramente tiene costos, como dijo Milton Friedman, no hay almuerzos gratis, tampoco una política inteligente es de gratis.

Share your view

Post a comment

Calendario

abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Ultimos Comentarios

Archivos Pasados

Categorías

CABI en Youtube

© 2014 The Black Box. Powered by Wordpress.

Daily Edition Theme by WooThemes - Premium Wordpress Themes

Switch to our mobile site