¿Qué nos dice el arranque del año en los mercados sobre lo que se espera en el 2021?

por Paulo De Léon, CABI

El cambio de año trae dos grandes noticias globales principales a mi entender:

a) Triunfo y entrada de Biden a la Presidencia de EEUU y los Demócratas en el Senado y el Congreso en forma de aplanadora.

b) La segunda o tercera ola de la Pandemia que nos obliga a atrasar el regreso a la normalidad algunos meses más aún con las vacunas ya aprobadas.

Para empezar el S&P500 muestra una exubernacia importante y se encuentra en sus niveles máximo. Nos deja intuir que no ven para los siguientes 6 meses alguna recaída importante en la economía debido a la pandemia y si lo hay es compensada por las políticas keynesianas que se darán con la aplanadora demócrata a través de nuevos estímulos fiscales pero también con una política acomodaticia de la Fed, que ya se ha explicitado en las últimas reuniones de la FOMC.

Gráfica del WSJ

Es decir, que hay confianza que la economía siga en una dirección de recuperación post pandemia. Compartimos esa visión pero también hay dudas de mediano plazo por los movimientos que se ven en la caída del dólar y el sell off de los bonos del tesoro americano:

Se observa como tras el triunfo de Biden, el dólar ha perdido valor en casi 5%. Resultado de dudas sobre la política monetaria y la increible inyección de dinero por parte de la Fed y la de otros bancos centrales del mundo. Particularmente llamativa la expansión de noviembre.

Nótese como tras la crisis subprime la pendiente del crecimiento del M1 cambio sostenidamente, es decir, una década de monetización de la economía que llega a su cúlmen con lo vivida en la pandemia. No se observa bien, pero el último salto de noviembre post elecciones es llamativo. Algunas teorías económicas centran a que todo fenómeno inflacionario es causado por crecimiento de la masa monetaria. Algo que se cumple no todas las veces. Se requieren de otras condiciones.

Esta gráfica de inyección monetaria también ha sembrado dudas en muchos prospectadores pero también inversionistas institucionales que han llevado a invertir una porción de sus portafolio en criptomonedas y por ello llevan un incremento importante en su precio.

En CABI, monitoreamos estas variables constantemente. Son parte de nuestros modelos prospectivos que vendemos a clientes de todo tipo y se venden en 3 niveles de suscripciones: básico, intermedio y premium.

La prospección se divide en dos en nuestros modelos: corto plazo donde hay visibilidad y esa pareciese que la bolsa y otros indicadores nos llevan a pensar que la recuperación sigue en pie; pero para el mediano plazo donde hay menos visibilidad, la manera correcta de prospectar es la generación de escenarios. Uno de ellos es el riesgo de la inflación que se visualiza de mejor manera por el gran incremento de precios de varios commodities en los últimos meses.

WSJ

Tiempos inciertos debido a la gran cantidad de cosas pasando en la geopolítica, economía mundial y la tecnología.

Deja un comentario